AtrásAdelante 
mapa del sitio
buzón
regístrate
gobierno servicios desarrrollo social contactos localización
versión otomi
 
 
 
 
 
  Gobierno

“Los origenes de los otomíes están perdidos en el tiempo y envueltos en la leyenda. Siempre han estado ligados a las altas culturas del altiplano a las que hicieron aportaciones en todos los órdenes. Se supone que los otomíes ya formaban un grupo de importancia en la época de Teotihuacán, y que a la caída de esta metropoli muchos de ellos se apoderaron del área alrededor de Tula y Xilotepec, hoy en el estado de Hidalgo”… el dios Iztac Mixcóatl, “Serpiente blanca de nube” era un dios otomí (Sahagun, 1956, I, 204 ), que vivía en Chicomostoc , (lugar de donde se dice que provinieron los pueblos mesoamericanos ) contrajo matrimonio con Ilancueitl, ‘enredo viejo’, y tuvieron seis hijos o mas bien linajes, uno de los cuales era el otomí (Torquemada 1975, I, 49).

También se dice que el Dios Mixcoatl, principal Deidad de los otomíes, “ tuvo un hijo con una mujer nahua de la que nació Ce Acatla Topiltzin Quetzalcoatl , quien fue mitad otomí y mitad nahua, mitad dios, quien mas tarde fundó tula, …… los otomíes probablemente creadores y luego herederos de la cultura tolteca (Códice de Humantla , Carmen Aguilera ).
DEIDADES PRINCIPALES
Entre los principales Deidades destacan Otontecutli el PadreViejo, bajo diferentes nombres y Xochiquetzali la Madre Vieja. La relación de Querétaro nombra a una pareja de Dioses, Padre Viejo y Madre Vieja que enjendraron a todos los nacidos en unas cuevas de Chiappan. ,Los otomíes ofrecían sus frutos a la Madre Vieja en la fiesta llamada Tascanme, que quiere decir Pascua de pan blanco (Relación de Querétaro 1987:235-369. Pedro Carrasco IIA. La fiesta de la Madre Vieja sugiere la comparación con la fiesta mexica de Ochpniztli…Los otopames en la Historia Antigua de Mesoamérica, Pedro Carrasco, IIA, México1998.
Los otomíes pertenecen al grupo lingüístico de los otopames, que agrupan además a los pames, los chchimeca-jonaz, los mazahua, los matlatzinga y los ocuiltecos. De los pames y de los matlatzingas, los otomíes se separaron hace más de 4,400 años (Anaya, 1987: 5).
Respecto al origen de los Otomíes, Fray Bernardino de Sahagun dice “Esta nación de otomís es muy antigua: fueron señores y poseedores destas t[ie]rras. No se tiene noticia de su origen. Fueron conquistados y echados de sus tierras por los cul[h]uas y, ansí, viven en tierras muy estériles y miserables. Y siempre vivieron debajo[…] de gran servidumbre y opresión… En guerras, fueron feroces y muy valientes hombres, y grandes guerreros y atrevidos… son grandes cazadores de venados y liebres y conejos y codornices, y de puercos monteces jabalis…cazan con redes, y con arcos y flechas. También son grandes labradores de maíces, y de otras semillas y legumbres; grandes criadores de gallinas.”
En el México prehispánico, “Después de los nahua los otomíes eran el grupo mas importante de la altiplanicie…..” “Los nombres de uso corriente para designar a los otomíes vienen del nahua otomí u otomite se derivan del nahuatl,….” Jiménez Moreno deduce que deriva de totomitl (flechador de pájaros)” Carrasco, p. 13.
Por su parte, Fray Bernardino de Sahagún menciona que “El vocablo otómitl, que es el nombre de los otomíes, tomáronlo de su caudillo, el cual se llamaba Oton, y ansí sus hijos y sus descendientes y vasallos que tenía a cargo, y todos se llamaron otomites, y cada uno en particular se decía otómitl.”

LA CONTRIBUCIÓN DE LOS OTOMÍES EN LA DOMESTICACIÓN DE LAS PLANTAS
Gran parte de los otomíes se asentaron entre condiciones ambientales de aridez y otra de frialdad, entre dos formas de sobrevivencia: cazadores-recolecolectores con agricultores. Es posible que hayan contribuido a la domesticación de las plantas, pues fueron ellos los primeros cultivadores del Centro de México. (Pedro Carrasco, pp.261). Su alimentación se basaba principalmente en “…el maíz y frisoles, y axi, sal y tomates; usaban por comida, mas que otra cosa, los tamales colorados que llaman xocotamales, y frisoles cocidos, y comían perritos, conejos, venados o topos... También comían calabazas y chiles Fray Bernardino de Sahagún Historia General de las Cosas de la Nueva España
Siendo su actividad principal la agricultura, en los años en que el clima era desfavorable para los sembradíos, los otomíes realizaban diversos rituales “Y las ceremonias, ritos y supersticiones que hacían en los tiempos de estío del año en las cazas generales, y aun disimuladamente las hacen el día de hoy entre los otomís, es en esta man[er]a: que cuando hace grandes secos y esterelidades en la tierra, hacen llamamiento g[e]n{er}al en alg[un]os montes conocidos para un día señalado, [y reúnen] gran muchedumbres de gentes para caza[r]. Y, para este día, llevaban gran muchedumbre de arcos y flechas, y redes y otros instrumentos de caza, a lo cual se sujetaban dos y tres mil indios, e iban por su orden echando sus enredos y cercos, hasta que topa[ba]n con la caza de venados o jabalís, u otro cualquier género de animal indoméstico. Y, alcanzada, con gran ceremonia y solemnidad abrían el tal animal y le sacaban el corazón, y luego le sacaban la panza. Y, si en ella le hallaban yerbas v[er]des, o algún grano de maíz o frijol nacido dentro, porque el demonio siempre lo procuraba para hacer[se] adorar destas gentes con esta apariencias decían que aquel año había de ser abundantísimo de panes y que no habría hambre. ¨[Y], si le hallaban el buche [lleno] de yerbas secas decían que era señal de mal año y hambre y se volvían tristes y sin ningún contento. Y, si era de yerbas verdes, hacían grandes alegrías y bailes y otros regocijos.” Relaciones geográficas del Siglo XVI: Tlaxcala, Universidad Autónoma de México. México, 1984.Pp.200

LOS OTOMÍES EN TLAXCALA
Cuando los otomíes se rebelaron en contra de los mexicas tuvieron que abandonar su territorio en el centro de Mexico, se vinieron a sujetar a la provincia de Tlaxcalla en donde fueron recibidos por moradores de ella, dándoles tierras para que viviesen, a cambio los otomíes debían pagar tributo y estar alerta en contra de una posible intervención de los mexicas. 156 Historia de Tlaxcala
El territorio en el que se asentaron los otomíes, les fue autorizado por los tlaxcaltecas a cambio de que el resguardaran las fronteras de las incursiones de otros grupos principalmente de los mexicas.
Según fray Bernardo de Sahagún, la belicosidad de los otomíes fue aprovechada por los tlaxcaltecas para impedir la entrada de los españoles a Tlaxcala, sin embargo fueron doblegados frente a la superioridad del armamento que traían los conquistadores “En llegando a la provincia de Tecoác , que es tierra de Tlaxcalla, allí estaban los poblados los otomíes y gente de guerra que guardaba la frontera o términos de los tlaxcaltecas. Estos salieron de guerra contra los españoles. Los españoles comenzaron a pelear con ellos, y los de a caballo alancearon mucha, y los ballesteros mataron también muchos, de manera que desbarataron a todo aquello ejercito que venía, y huyeron los que quedaron. Los españoles tomaron el pueblo y robaron lo que hallaron, y así destruyeron aquellos pueblos. Como los de Tlaxcala oyeron lo que había acontecido a sus soldados y otomíes, espantáronse; comenzaron a temer. Luego se juntaron a consejo, y conferieron todos sobre el negocio para ver si saldrían de guerra contra los españoles o si se darían de paz. Dijeron Y ansí acordaron los señores de Tlaxcalla de recibirlos “En llegando a la provincia de Tecoác , que es tierra de Tlaxcalla, allí estaban los poblados los otomíes y gente de guerra que guardaba la frontera o términos de los tlaxcaltecas. Estos salieron de guerra contra los españoles. Los españoles comenzaron a pelear con ellos, y los de a caballo alancearon mucha, y los ballesteros mataron también muchos, de manera que desbarataron a todo aquello ejercito que venía, y huyeron los que quedaron. Los españoles tomaron el pueblo y robaron lo que hallaron, y así destruyeron aquellos pueblos. Como los de Tlaxcala oyeron lo que había acontecido a sus soldados y otomíes, espantáronse; comenzaron a temer. Luego se juntaron en paz y tomarlos por amigos.” (Fray Bernardino de Sahagún, Historia General de las Cosas de Nueva España, 1989: 829).
Según Gibson el plan de los tlaxcaltecas pretendía salvar las apariencias en caso de que el esfuerzo militar no diera resultado. “Si los tlaxcatecas ganaban, se suponía que las glorias de la victoria les corresponderían, pero en caso de derrota resolverían echar la culpa a la población otomí de la frontera y recibir a los españoles como amigos” (Gibson Charles 1991.32).

TLAHUICOLE
“ Acaeció en los tiempos que ya los españoles se acercaban su venida y aún quieren decir que aquel propio año prendieron los de Huexotzingo, uno de los más valientes indios, que se llamó Tlahuicole, qué quiere decir el de la divisa de barro, y era que siempre traía por divisa una asa de un jarro, el cual era de barro cocido y torcido como una asa. Este fue tan esforzado y valiente, que en sólo oír su nombre sus enemigos huían de él. Fue de tan grandes fuerzas, que la macana con que peleaba tenía un hombre bien que hacer en alzarla. Este quieren decir que no fue alto de cuerpo, sino bajo y espaldudo, de terribles y muy grandes fuerzas, que hizo hazañas y hechos que parecen cosas increíbles y más que de hombres y ansí, que peleando donde quiera que entraba, mataba y desbarataba de tal manera la gente que por delante hallaba, que en poco tiempo le desembarazaban el campo.
“Finalmente, que al cabo de muchas hazañas y buenos hechos que hizo, le prendieron los huexotzincas atollado en una ciénega, y y por gran trofeo le llevaron enjaulado a presentalle a Motecuhzoma a la ciudad de México adonde le fue hecha una honra y se le dio libertad para que se volviese a su tierra, cosa jamás usada con ninguno….”
Entonces Moctecuhzoma decidió integrarlo a su ejercito que iría a conquistar pueblos de Michoacan. En esta guerra su fama fue reforzada lo mismo entre los mexicanos que entre los michoacanenses. A su regreso Motecuhzoma le dio la libertad para que Tlahuilocole regresara a Tlaxcala o que se quedase de capitán del ejercito mexica a lo cual Tlahuicole no aceptó ni lo uno ni lo otro por no ser traidor a su patria. A cambio pidió su muerte, misma que le fue concedida después de diversas ceremonias y fiestas realizadas en su honor. Al último lo ataron a la rueda de los sacrificios en donde peleo valientemente con cerca de treinta hombres hasta que le dieron muerte.

HISTORIA DE IXTENCO
Se considera que uno de los últimos arribos de las poblaciones otomíes al territorio tlaxcalteca se dio a finales del siglo XIV. A la llegada de los españoles las principales poblaciones otomíes eran Uamantla, (Quauhmanco), Tecoac, (Tecoatzinco) Nopallocan (Nopalucan), Texccallac, Tiliuquitepec, Ueyotlipan y Atlangatepec, En lo que hoy es el estado de Puebla, había mas pueblos de habla otomí, estos eran Quahyaualco (San Salvador el Seco) Quauhtlatlahuca y San Hipólito Soltepec (Carrasco, 1959:30).
El pueblo de Ixtenco está asentado en la parte sureste del estado de Tlaxcala, al norte y poniente linda con el municipio de Huamantla, al sur y poniente con el de Trinidad Sánchez Santos, al oriente con el estado de Puebla y el municipio de Huamantla.
San Juan Ixtenco se asienta en medio del principal abanico fluvial que tiene el volcán La Malintzi, lo que determina que la mayor parte del suelo de este municipio sea arenoso, gravoso y pedregoso con un alto grado de filtración.
Ixtenco representa un islote toponímico, étnico y lingüístico. Desde el punto de vista de la lengua nahuatl, Ixtenco quiere decir frente. En la actualidad se carece de geonímicos otomíes, y de haber existido estos fueron sustituídos por los nahuas, tal vez por el predominio de esta cultura en la región (Anaya, 1965:65).
Acerca del significado de la palabra Ixtenco, existe otra interpretación que dan los propios pobladores, quienes dicen que deriva de los vocablos Yxhtei ngo que quiere decir lugar del “atole agrio”.
Según la tradición oral el pueblo de San Juan Ixtenco fue fundado en el año de 1532. Aunque una copia de Cédula Real que se resguarda en el Archivo Histórico de Ixtenco y en el Archivo de la Reforma Agraria señala que su expedición se dio en 1534.
“Don Carlos por la gracia de Dios, Rey de León y Aragón, de Cisilia de Toledo, de Granada, de Valencia, de Nuncia, de mayoría de Valencia, de los Alaves Yslas Orientales y Occidentales hago saber a todas mis justicias de la Neva Españac como por… por informe qe. me hicieron dicho mi capitán le amplio de por si todas mis ordenes y mandatos al Dho. Dn. Franco de Barva Torres y Paredes y al dho. Don Diego Graviel y a Don Francisco Contreras, les amplio el que puedan ir y fundar un pueblo llevando a laima. Sn. Juan Bautista… los que en adelante fueren, y a todas mis justicias de esa Nueva España pues vinieron a rendir vasayaje y obediencia en compañía de los Sres. Tlaxcaltecas, luego qe fue Dios servido de acabarse en la nueva conquista, por cuyo fin mando a mi secretario se les de todas estas facultades, a cada uno de por si , y en nombre de todos quatro se les de, y partan toda la tierra que hubiera menester para su fundación y buen exicto, advirtiendo qe cada uno de por si se les ha de dar lo correspondiente qe tienen pedido a Dn Franco de Barva, quinientos y veine y cinco cordeles de ancho y largo, a Dn Juan Ponce de León lo propio, y a Dn. Franco Contreras lo propio esto les amplio por fundadores de dho pueblo de San Juan Yxtengo…que fue dada en Madrid año de mil quinientos treinta y cinco firmada de su magestad…
El asentamiento se hizo al lado oriente de la Malinche que fue descrita por Muñóz Camargo de la siguiente manera: es “…una montaña hermosísima y espesa de árboles grandes, gruesos, que esta /…/ sierra produce por su gran fertilidad. Y, estando desviado de ella, [parece] una piña de color azul, a n[ues]ra vista de maravilloso parecer, tan bien compuesta y perfeccionada, y tan pareja, que naturaleza fabricó en este mogote, un capitel tan perfecto, cuanto humano entendim[ient]o puede imaginar.” Pp.71 Relaciones Geográficas del Siglo XVl, pp.71)
Para 1557, los Padrones de Tlaxcala, señala que el pueblo de Sanct. Juan Baptista Tlacoltech perteneciente al VI tequitl con cabecera en Tizatlán, estaba habitado por 229 macehuales y diez viudas (Padrones de Tlaxcala, pp 228).
Debido a la expansión que tuvo el pueblo de Ixtenco, en 1680 se otorga licencia a los naturales de este pueblo para que fundaran el pueblo de San Antonio Cuautla, que se ubicó dentro de las faldas de la Malinche a unos seis kms. De lado poniente de Ixtenco el argumento que se presentó fue que el espacio físico disponible no era suficiente para albergar a toda la población (Martínez Baracs, et al. 199!, 219).
 


H. Ayuntamiento de Ixtenco, 2006

inicio - mapa del sitio - buzón - regístrate - gobierno - servicios - desarrollo social - contactos - localización - galaria imagenes - historia - arquitectura - fiestas - religiosidad - centro cultural - artesanos - convocatorias


Créditos | Aviso Legal